Manta

El feriado manaba nos permitió aventurarnos a viajar nada más y nada menos que 245.6 kms desde Santo Domingo de los Colorados hasta nuestro destino, porque además de ser una hermosa ciudad, la playa nos esperaba con sus tumbonas, sus olas grandes, sus castillos de arena y su solecito…¡ahhhh!.

A solo 6 metros sobre el nivel del mar y situada en la provincia de Manabí, se encuentra la “Puerta del Pacífico”.

Manta cuenta con un enorme puerto internacional, lo cual la convierte en uno de los principales centros de comercio y turismo, además de estar considerado como el 1er puerto atunero del mundo.

Dice mi abuelita que al que madruga Dios lo ayuda, así que salimos muy temprano, para disfrutar el camino y aprovechar para comer algunas delicias en las diferentes ciudades por las que pasábamos. Aunque en Manta puedes disfrutar de muchas playas, “Murciélago” para muchos es la favorita, pues la ciudad y sus principales centros comerciales se encuentran a unos pocos metros; sin dudas, tener una playa rodeada de enormes edificios, hace un contraste increíble y te brinda grandes ventajas, sobre todo versatilidad y diversión. Y si es tu día de suerte puedes divisar a lo lejos, majestuosos cruceros cargados de gente que seguramente se enamorarán del espectáculo.

Durante todo el día puedes animarte a hacer deportes acuáticos, recorridos en bote por la playa y el puerto, donde se pueden divisar barcos de pesca y pelícanos sobrevolando la playa mientras buscan muy cerca de las olas algo para comer.

La ciudad ofrece diversión y acogida para todos sus visitantes, hoteles y hostales de diferentes precios y confort, pueden hacer tu estadía cómoda y relajante. Los costos son muy variables, pero en páginas como Booking o Airbnb, puedes ver fotos e información suficiente para decidirte por el que más te agrade y reservar antes de llegar. Casi todos poseen piscina y, aire acondicionado en sus habitaciones.

Si te gustan los mariscos, habrás llegado al paraíso. Los chicharrones de pescado, el calamar, los camarones y los platos adornados con langostinos te encantarán; yel arroz marinero de seguro que tiene un sabor espectacular.

Alrededor de la playa Murciélago hay gran variedad de restaurantes, comedores y pequeños puestos donde se venden cocos helados, batidos de frutas y más. También puedes encontrar ropa de verano y hasta donde hacerte un exótico tatuaje.

¡Cuánto disfrutamos de los corviches! Vendedores ambulantes con los mejores corviches y emborrajados de la ciudad recorren la playa de punta a punta para que saborees sus creaciones. ¡No los puedes dejar de probar!

¿Qué hacer en Manta?

– Pasear por el malecón escénico, donde conocerás más de la ciudad a través de sus esculturas y el paisaje del puerto. ¡Toma unas fotos increíbles!

– Donde acaba Montecristi y comienza la ciudad de Manta, se encuentra el monumento a la “Tejedora”, que rinde homenaje a todas aquellas mujeres que tejen los finos sombreros de paja toquilla.

– Y si eres de los que disfrutan la vida nocturna, la zona rosa, la avenida Flavio Reyes y la Plaza del Sol serán una magnífica opción por sus bares y discotecas.

– ¡Hay un monumento al Atún! Justo en el extenso malecón puedes encontrarlo, es el símbolo del progreso económico del puerto manabita.

Hay muchísimas opciones en Manta para visitar, te recomendamos quedarte varios días para poder recorrer y conocer muchos de estos lugares que sabemos te sorprenderán.

A nosotros nos llegó la hora de regresar a casa y como nos quedaban muchos kilómetros por recorrer, pasamos por la “PyS” más cercana, la estación de servicio: “La Reina del Camino” y dimos una súper tanqueada a nuestro vehiculo con los mejores.

Con la certeza de volver pronto, nos despedimos de Manta, de su gente y su historia.

Si te gustó este artículo, no olvides suscribirte y comentarnos qué lugares te gustaría que visitemos. ¡Nada es Lejos para un viajero sobre ruedas!

Deja un comentario